CÓMO AFRONTAR EMOCIONALMENTE UN DESPIDO LABORAL.

por | Blog

 

Hoy una clienta con la que estábamos trabajando temas personales, me mandó un mensaje tan corto como demoledor: “Paloma, me han despedido, estoy muy descolocada”.

Por mi alto nivel de empatía no he podido evitar ponerme en su lugar, recordando aquellas veces en las que yo fui protagonista de la misma historia.

Y es que, ¿quién no ha vivido esta situación alguna vez? Hay casos en los que el despido era más o menos anunciado, por causas concretas sobre las que el trabajador estaba avisado. Pero hay otros en los que sucede de forma tan repentina e inesperada (como ha sido el caso de mi clienta), que resulta difícil de asumir.

¿Por qué a mí?

Pregunta que muy posiblemente te acompañe durante varios días tras el despido. El análisis de lo ocurrido es casi inevitable y darle vueltas para encontrar una respuesta a esta pregunta ocupa gran parte de tus pensamientos. Pero te digo desde ya si en este momento en el que me lees estás transitando por esta fase: Recrearte en las posibles causas de tu despido, no te ayudará a superarlo.

Además, mientras la confusión y el desánimo te secuestran repentinamente, tus horarios empiezan a tambalear. Y eso es en lo primero que debes poner atención. Al menos los primeros días, es aconsejable mantener los mismos horarios de levantarse, comer, acostarse, etc…para que la transición a los nuevos horarios sea gradual.

El despido no es el fin.

No, no lo es. Aunque ahora lo veas todo negro y el miedo se apodere de ti, hay algo que quiero que tengas muy claro: todo pasa. Y no solo eso, me atrevo a decir incluso que Todo pasa por algo. Pero hasta que puedas comprender esto por ti mismx, puedes y debes permitirte soltar todas las emociones que te vengan durante esta primera fase, pues no es más fuerte el que menos siente sino el que aún sintiendo, mantiene la confianza y la conciencia en que todo pasará y mejores oportunidades vendrán. Ten este pensamiento siempre presente, pues es el que te ayudará a salir fortalecido de esta situación.

Perder el trabajo puede llegar a ser muy desestabilizante. Es un cambio brutal y como todo cambio pasa por varias etapas. Conocerlas te ayudará a sobreponerte y avanzar con más seguridad hacia tus nuevos proyectos.

Quizás tengas resentimiento hacia ciertas personas, o ante la situación misma. Es normal, permítete sentirla. Pero da un paso más allá, observa tu emoción y trasciéndela, relativiza y sobre todo, no te identifiques con ella. Tú no eres tu emoción.

No tomes decisiones a largo plazo

Puesto que no estarás en tu mejor momento emocionalmente hablando, te recomiendo que tomes decisiones inmediatas sobre tu presente, que te hagan sentir bien. Y algo muy importante: tómate un tiempo para analizar de dónde nacen esas decisiones, si desde el miedo o desde el amor. Esta situación suele llevarnos a pensar que no hay tiempo que perder y es fácil caer en la desesperación. Pero si algo te requiere este momento es precisamente escucharte, pregúntate qué necesitas de verdad y no qué te exiges inconscientemente para calmar tu malestar o, peor aún, para calmar el malestar de otros.

Mantén una actitud positiva

El despido no es una situación agradable. Sin embargo, se te hará más o menos llevadera dependiendo de tu actitud. De todas las situaciones se puede extraer algo positivo, quizás hay cosas que siempre posponías por falta de tiempo, o tal vez este sea el mejor momento para dar un giro radical a tu vida profesional, ponerte a trabajar en tus sueños y dejar atrás esa vida vacía que en el fondo tenías.

Conócete a ti mismx

No podía dejar de mencionártelo, pues esto es quizás lo que más he aprendido de mis despidos laborales, hasta el punto que decidí crear desde dichos aprendizajes (y por supuesto mis conocimientos) mi programa Hello Change! de reinvención profesional y autorrealización.

Creo firmemente que el despido puede ser una gran oportunidad para conocerte a ti mismo y saber quién eres. Saber cuáles son tus verdaderos talentos, tus valores, tus habilidades, tus deseos… y de esta forma construir un futuro que realmente te haga sentirte realizado.

Estamos aquí en este mundo para crecer y evolucionar, nos guste o no. Comprender esto con mente, corazón y voluntad abiertos hará que tu proceso de cambio pase de ser una tortura a ser una bendición.

Si me estás leyendo y has tenido un despido laboral recientemente, te mando un fuerte abrazo y mucho ánimo. Y recuerda que estoy aquí para ayudarte. Si lo deseas, puedes solicitar aquí una sesión de asesoramiento gratuita conmigo.

¡Hasta pronto!